0

TEEYLT 11.- LA CEREMONIA (V)

Para estas alturas de la ceremonia, la novia ya había empezado a llorar. Poquito, eso sí… sólo tenía un pañuelo de papel y debía de aguantar toda la ceremonia. El novio resoplaba, resoplaba y resoplaba. Momentos de emoción.

Era, pues, el momento de rebajar las tensiones con los preceptos legales de la unión. Le llegaba el turno al teniente de alcalde, que oficiaría de casamentero.

20140726_194213-1

Esta parte es lo que realmente declara legal el matrimonio y es obligatoria para que pueda darse validez al mismo. Lo que pasa es que estamos tan acostumbrados a las bodas de película, que ponerse a leer artículos del código civil pues no parece que sea muy romántico.

Así que el oficiante pasó a invocar los preceptos legales, representados por los artículos 66 al 68 del código civil:

  • Artículo 66: Los cónyuges son iguales en derechos y deberes.
  • Artículo 67: Los cónyuges deben respetarse y ayudarse mutuamente y actuar en interés de la familia.
  • Artículo 68: Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.

Sin embargo, estos tres artículos declaran verdades como puños y como tales nos las tomamos, ya que después nos hicieron aprobarlos a través del famoso “Sí, quiero”. De fondo sonaba la bella melodía de Leo Brouwer llamada “Un día de noviembre”.

20140726_201759

La anécdota del momento la puso nuestro sobrino en el momento de la entrega de los anillos. Estuvimos ensayando con él, con Jose, durante varios días porque era muy pequeño. Apenas tenía 3 añitos recién cumplidos el día de la boda. El novio le decía: “Toma, Jose, esta cajita y llévasela a la tita”. Era la caja de los anillos. Jose cogía la caja y se iba donde la novia, la tita, a dársela. Lo hizo perfectamente bien en todos los ensayos. El problema fue que el pobre se quedó dormido justo antes de la ceremonia y los anillos los trajo Sonia, su prima, que estaba muy guapa y también lo hizo perfectamente con sus 6 añitos.

fotografo fernando 0109