0

TEEYLT 15.- ¿HABRÁ QUE SALIR, NO?

Esa fue la sugerencia que nos hizo el guardia jurado que se encargaba de vigilar el ayuntamiento aquella tarde, cuando después de toda la parafernalia se nos abalanzó la gente para abrazarnos y besarnos. Claro está, había que cerrar el ayuntamiento, y es que eran ya más de las ocho de la tarde.

Lo que ocurre es que hay que ser muy valientes para poder salir a la calle y atreverse a lidiar con esto que nos encontramos al salir:

111

Ante tal despliegue de medios, banderitas rojas y blancas, pompas de jabón, arroz de colores y demás objetos arrojadizos, tuvimos que defendernos como pudimos, es decir, con pistolas… de agua.

2

Pero como todos los finales de boda son felices, al final de la batalla de arroz, todo terminó con un beso de película.

3