1

96.- DESPEDIDA… DE SOLTERA

Hace mucho que escribimos acerca de las despedidas de soltero del novio y es por ello que no supimos lo que nos quedaba por delante tanto a él como a ella. Desde que hicimos aquella entrada en el blog, el novio ha tenido dos despedidas de soltero más (con charanga incluida y todo) y la novia ha tenido… ¡¡cuatro más!! Cosa que tiene más mérito porque ella vive lejos de Almería.

aaaaAsí que nos centraremos en las despedidas de la novia, que es la que más estrés preboda ha tenido a base de chufla y jarana. La pobre sabía que le iba a tocar pasar por las manos de sus amigas de Mendavia y de sus compañer@s de trabajo, pero no podía imaginarse que tuviera que pasar por semejantes trances.

El primer día que le toco a la novia sufrir la acometida de una despedida loca ella sola fue con un popurrí de amigas de Bilbao y alrededores. Era la segunda despedida, pero la primera sola, ya que la anterior fue conjunta con el novio y se la prepararon los primos Jabi, Bakarne, Itxaso y Rubén (con la ayuda de Iratxe y Pedrito). Mezcolanza absoluta pero muchas ganas de marcha. Fofuchas, limusinas, copas, bailoteos…

bbbbbLa segunda despedida corrió a cargo de los compañeros y compañeras del trabajo de Carmen. Esta es la única que fue programada y se llevaron a Carmen de vinillos antes de irse a cenar. Todo el mundo se acordará de ese día, o por lo menos la mayoría de los compis que quedaron para tomar los vinos en un bar, poder ver el debut de la selección española en el mundial de Brasil 2014 y terminar con un remolque de goles encima. Eso sí, a los más parranderos se les hizo bastante tarde y acabaron con el surtido de gintonics de medio Bilbao.

eeeeComo decíamos, casi todas las despedidas fueron sorpresas. Sin embargo, la cuarta fue la más sorpresiva de todas. Después de que entraran por la puerta de casa un montón de locas de Mendavia, acto seguido aparecieron las dos hermanas de Carmen, que se habían cogido un avión desde Almería para poder celebrar junto con ella una fiesta tan especial.

ccccAsí que se marcharon de fiesta a Laredo disfrazándola de danzadora del vientre, que resulta muy sensual. Pero como no es oro todo lo que reluce… ¡¡tachán!! Al llegar al hotel le cambiaron el disfraz por uno de superheroína… ¡¡SuperKarmen!! Así podía ir resolviendo todas las pruebas que superan los superhéroes y salvar al mundo. O por lo menos cocinar y vender pintxos caseros a los viandantes. Todo el día y toda la noche de parranda para acabar en la playa haciendo la croqueta. ¡¡Madre mía!!

dddY cuando ya se pensaba la novia que todo había terminado, nos vamos un día a Mendavia a “descansar” y tampoco pudo ser. Desayunar con una amiga en una cafetería puede desembocar en otra despedida. Así es la vida de la “precasada”. ¡¡Menos mal que tiene bonos descuento para darse masajes!!

Cabe destacar que fue la quinta despedida, pero la primera en la que hubo aditamentos soeces (pollitas en la cabeza para la novia y la cuñada de la novia, tarta con paquetorro , etc.). En fin, que otra vez se le hizo tarde a la novia. ¿Será la última?

fffffffffffffffff