0

83.- MIGAS… SIN PAN

ImagenComo no solo de mojito vive el ser humano, habrá que llenar la barriga con algo contundente para poder aguantar la marcha. Así pues, hoy es el día de las migas al estilo almeriense.

El Almería llueve poco. Eso está bastante claro. Según una estadística que hemos encontrado por internet, llueve aproximadamente unos 25 días al año, en contraposición con los más de 130 que llueve en Bilbao. Es por ello que el día que llueve la gente se viene arriba. Todo el mundo sale a las ventanas a ver llover y toca comer migas. Es el plato típico de los días de lluvia… ¡¡menos mal!! Lo decimos porque es un plato muy calórico pero está exquisito. Es la cumbre de la sencillez y la sabrosura. Como curiosidad destacaremos que en Navarra, por ejemplo, se comen migas los días que nieva.

Imagen

La diferencia que hay con las “migas de pastor” tradicionales es que en Almería se hacen sin pan. El ingrediente que hace de base del plato es la sémola de trigo. El resultado final es diferente, pero la esencia es la misma.

No es que os invitemos a comer migas este verano el plenos días de calor, pero sí os invitamos a probar una tapilla de migas en cualquier chiringuito que las ponga, para que probéis la diferencia los que no las hayáis comido nunca. Y por si alguien se anima a meterse entre fogones, aquí os ponemos una recetilla para hacerlas. Tened en cuenta que cada maentrillo tiene su librillo y cada cocinero hace las migas según su criterio, así que no se admiten reclamaciones.

Ingredientes
– ½ kilo de harina de sémola de trigo.
– 4 ajos.
– Medio vaso de aceite de oliva.
– Sal.
– ½ litro de agua.
– Para acompañar: pimientos fritos, sardinas, jureles, boquerón frito, longaniza, morcilla, tocino frito, aceitunas, uvas o gazpacho almeriense.

Instrucciones:
Se fríen todos los ingredientes de acompañamiento; primero los pimientos, longaniza y morcilla, y por último el pescado. Se reserva. Se fríen los ajos en el aceite. Cuando estén dorados se le añade el agua y cuando empiece a hervir se le pone la sal. Una vez que empiece a hervir se le va añadiendo la sémola de trigo poco a poco. Se van moviendo hasta que se queden sueltas y listas para servir. Se acompañan de los primeros ingredientes fritos.