0

22.- EL MENÚ

La cena es ese momento de las bodas que está todo el mundo esperando porque llegan caninos. En el transcurso desde la ceremonia hasta que se sale para el restaurante, la gente piensa “no voy a comer nada, que luego vamos a comer mucho”. Así que en el momento de sentarse a cenar están todos con mucha hambre. De todos modos, ese es el objetivo, ¿verdad? Así que como había buen apetito, comimos. Nosotros no somos de esos novios que no prueban bocado en dia de su boda. Nosotros queríamos participar de todo y nunca nos ha quitado el hambre el nerviosismo.

fotografo fernando 0385

Nos sentamos en la mesa presidencial acompañados a un lado de los padres de la novia y al otro lado de la madre del novio y empezó el festín. Adelante. Ya se sabe que mientras los novios no hacen cosas no las hace nadie. Mientras no se sirva a los novios, nadie come. Mientras no se dé de beber a los novios, nadie bebe. Y eso está muy bien, cuando eres el novio o la novia 🙂

Pues para los que no estuvisteis os dejo un repaso del menú, y así veis lo que os perdisteis. Los aperitivos no los destallamos porque había muchísimos diferentes y tampoco hay que aburrir.

Ensalada de pulpo, bacalao y gulas con arándanos en su vinagreta de pimentón.

1

Milhojas de lubina.

2

SORBETE: Mojito.

3

Trío de ibéricos. Presa, pluma y secreto con salsa en su jugo y pastel de patata.

4

Pero tampoco íbamos a ser nosotros los que inventáramos la rueda y nos dejamos llevar por las algaradas habituales de estos eventos. Ya sabéis. Gritos de ¡¡que se besen, que se besen!! y sus múltiples variantes (¡¡que se besen los padrinos!!, ¡¡en lo alto de la silla!!, etc). Eso sí, que nadie nos vuelva a decir que el día de tu boda no tienes tiempo ni de cenar, porque nosotros cenamos… ¡¡Vaya si cenamos!!

Anuncios
1

72.- LA PRUEBA DEL MENÚ

ImagenUna de las cosas que hemos estado haciendo los dos estas vacaciones ha sido la prueba del menú. El sábado 19 nos dejamos caer los novios acompañados de los padres y la hermana de la novia así como de la madre del novio con la intención de salir de dudas con respecto al menú.

Algo sencillo, a priori, pero muy complicado en el momento que empiezas a ver desfilar platos por delante del paladar. Se complica más la cosa si lo que hay que probar son 18 platos diferentes, 3 tipos de sorbetes diferentes y 3 tipos de postre diferentes. Sí, lo sabemos, la dieta se va al carajo en un día así, pero a nosotros nos hacen los trajes a medida.

ImagenAsí que nos aflojamos el cinturón y nos pusimos a degustar uno tras otro todos los platos: 6 entrantes, 6 pescados y 6 carnes.

Y lo conseguimos por partida doble. Acabamos con los 18 platos y acabamos con las dudas. ¡¡¡Tenemos menú!!!

ImagenLo malo es que las tres opciones de postre/tarta nupcial no nos convencieron a ninguno de los comensales y por una razón bastante curiosa… ¡¡Eran demasiado dulces!! En julio, en Almería, a las temperaturas que nos vamos a encontrar, es mejor tomar un postre sabroso pero fresquito. Así que vamos a dar una vuelta a este punto para hacerle alguna propuesta de tarta a Rafael, el jefe del restaurante, el que maneja el cotarro.

Ah, ninguna de las fotos que hemos colocado pertenece a lo que hemos decidido cenar ese día… ¡Ay, no podíamos romperos el encanto!