0

03.- ÑAM, ÑAM, ÑAM

ImagenHoy vamos a hablar de un punto muy a favor de Almería. Si hay algo que caracteriza a la vida social de Almería son… ¡¡¡las tapas!!! Aquí encima tenéis una de las que más nos gustan, la patata rellena. Acostumbrados como estamos muchos a pagar 2€ por una caña, resulta más que estimulante llegar a Almería y salir de tapeo.

En la mayor parte de los bares del país, se pide la bebida y la comida por separado, y se paga todo. Es por ello, que muchas personas cuando llegan a Almería por primera vez se quedan ojipláticos cuando ven que les dice el camarero: “¿y qué leh pongo de tapilla?”.

Primero, hay que explicarles que la tapa no se paga, que va incluida en el precio de la bebida. “¿Sí, de verdad? ¡Qué bien!”

Segundo, hay que decirles que tiene que elegir de la Carta de Tapas. O sea, que no solamente es gratis, sino que además te dan para elegir y de una lista bastante prolija.

Tercero, llega la tapa y ver que la hamburguesa que les traen de tapa llena el plato y… “joder, si hace una semana me pedí una hamburguesa como esta  pagué 5€”. La magia del tapeo.

Otra cosa curiosa. Las tapas van incluidas con la cerveza, el tinto de verano y el mosto. Normalmente con un refresco no. ¿Por qué? Pues no lo tenemos claro, pero imaginamos que será cosa de márgenes comerciales.

ImagenAh, y una recomendación que hacemos antes de terminar. La costumbre es la de sentarte en un bar a tapear y no ir tomando tapas por diversos bares. Así que como no hay paseo entre bar y bar, lo mejor es pedirse una tapa grande con la primera ronda y después ir disminuyendo el volumen de las siguientes.  Por ejemplo, primera tapa: hamburguesa. Segunda tapa: calamar a la plancha. Tercera tapa: quisquillas. Con tres está bien. Eso sí, los que sean más tragones podrán pedir tapas grandes hasta que el estómago aguante.

Entonces… ¿nos vamos de tapeo?

Imagen

Anuncios