0

22.- EL MENÚ

La cena es ese momento de las bodas que está todo el mundo esperando porque llegan caninos. En el transcurso desde la ceremonia hasta que se sale para el restaurante, la gente piensa “no voy a comer nada, que luego vamos a comer mucho”. Así que en el momento de sentarse a cenar están todos con mucha hambre. De todos modos, ese es el objetivo, ¿verdad? Así que como había buen apetito, comimos. Nosotros no somos de esos novios que no prueban bocado en dia de su boda. Nosotros queríamos participar de todo y nunca nos ha quitado el hambre el nerviosismo.

fotografo fernando 0385

Nos sentamos en la mesa presidencial acompañados a un lado de los padres de la novia y al otro lado de la madre del novio y empezó el festín. Adelante. Ya se sabe que mientras los novios no hacen cosas no las hace nadie. Mientras no se sirva a los novios, nadie come. Mientras no se dé de beber a los novios, nadie bebe. Y eso está muy bien, cuando eres el novio o la novia 🙂

Pues para los que no estuvisteis os dejo un repaso del menú, y así veis lo que os perdisteis. Los aperitivos no los destallamos porque había muchísimos diferentes y tampoco hay que aburrir.

Ensalada de pulpo, bacalao y gulas con arándanos en su vinagreta de pimentón.

1

Milhojas de lubina.

2

SORBETE: Mojito.

3

Trío de ibéricos. Presa, pluma y secreto con salsa en su jugo y pastel de patata.

4

Pero tampoco íbamos a ser nosotros los que inventáramos la rueda y nos dejamos llevar por las algaradas habituales de estos eventos. Ya sabéis. Gritos de ¡¡que se besen, que se besen!! y sus múltiples variantes (¡¡que se besen los padrinos!!, ¡¡en lo alto de la silla!!, etc). Eso sí, que nadie nos vuelva a decir que el día de tu boda no tienes tiempo ni de cenar, porque nosotros cenamos… ¡¡Vaya si cenamos!!

Anuncios
0

TEEYLT 21.- ¡¡¡A CENAAAR!!!

Una hora duró el cóctel y se nos pasó en un minuto. Qué trajín, qué calor, qué momentos. Hasta nos tuvo que traer nuestro amigo Gustavo unas cocacolas a los novios para poder pasar ese rato de estrés sin deshidratarnos. Y sin probar el vino para no forzar antes de tiempo, llegó la hora de pasar al salón a cenar.

fotografo fernando 0373

El dueño del restaurante, Rafael, fue dando paso a los invitados al Salón Versalles para dar comienzo a la cena y mientras tanto los novios nos quedamos rezagados con el fotógrafo, ya que nos íbamos a sacar las últimas fotos antes de que se marchara. Entró , por fin, toda la gente al salón y Rafael nos explicó lo que teníamos que hacer… ¡¡todo estaba preparado!!

fotografo fernando 0374

fotografo fernando 0377

La tradición dice que hay que saludar y brindar con los invitados y Rafael nos decía que depués de brindar había que arrojar la copa al suelo, así que así lo hicimos…

fotografo fernando 0379