0

79.- ¡¡ARG!! ¿CÓMO ME VISTO?

ImagenNo hace muchos días, un invitado a la boda nos preguntó cómo había que vestirse para una boda en Andalucía. Es una cuestión curiosa, que no se nos había pasado por la cabeza que alguien nos la pudiera hacer. Así que le estuvimos dando vueltas a la pregunta para saber qué diferencias podría haber entre la vestimenta entre Bilbao y Almería… ¡¡¡Ninguna!!!

Quizá estamos muy influenciados por todo lo que se ve cuando bajan a veranear los de las vascongadas a Al- Andalus y mientras unos salen de fiesta con chirucas, los otros se ponen traje y corbata hasta para tapear. Quizá es que hemos visto mucho “Corasssón, corassssón” donde salen las bodas de Fran Ribera y nos parece que toda Andalucía es Sevilla, y que todas las bodas de Sevilla son como las de Fran Rivera.

En fin, que en las bodas de un lado y del otro, las chicas van espectaculares con sus vestidos de gala y los chico van estupendos con sus trajes y sus corbatas (o sin sus corbatas). Además esta no es una boda de alto copete. Nosotros somos bastante sencillos para todo ese tema y conque vengáis con la muda limpia nos conformamos. Podéis venir incluso con la pantaloneta de Kortatu.

Así que si te apetecía llevar mantilla, que sepas que siendo chico, no pega y queda feo.

Imagen

 

 

 

Anuncios
2

61.- ROSCOS DE SEMANA SANTA

ImagenSi hay una cosa característica de la Semana Santa andaluza es comer roscos de semana santa, valga la redundancia. ¡¡Qué ricos!! Son un manjar hipercalórico que te colocan una sonrisa en la cara inmediatamente.
Cada maestrillo tiene su librillo y cada cocinero tiene su receta, pero más o menos se resume todo en huevos, azúcar, ralladura de limón y naranja, harina, aceite de oliva y canela. El resultado de combinar estos elementos en su justa medida y con su correcta proporción da lugar a un postre no tan blando como un donut y no tan duro como una rosquilla… una variante intermedia para chuparse los dedos. Y aunque no es un dulce que probaremos en nuestra boda, queríamos dejar el detalle para los que no lo conozcáis.
Pero claro, el problema no es hacer cuatro roscos, como se ve en la foto de arriba. El problema es lo que se ve en la foto de aquí abajo, es decir, que se haga un montón de roscos. Eso es lo más habitual, ya que por poca masa que quieras hacer, siempre sale una cantidad de roscos con dos dígitos. Y ya se sabe que del plato van directos a las cartucheras… y ya se sabe que este año nos casamos y tenemos que entrar en nuestros respectivos trajes.

Imagen

Por último, os vamos a incluir un vídeo de cómo hacer roscos. Hemos buscado uno que no fuera de ningún programa de televisión, ni de algo parecido. Hemos buscado un vídeo de una ama de casa y que muestra lo que es realmente tener empantanada la cocina con cacharros, huevos batidos, azúcar, canela, etc.