24.- VIAJE RELÁMPAGO

Imagen

Cuando empiezas a preparar una boda se te pasan por la cabeza mil historias. De repente te entra un agobio infinito pensando en todas las cosas que quedan por hacer. Se te aparecen por delante de los ojos tareas, números, recados, viajes, llamadas, etc. Cierto es que nuestra boda no es, ni de casualidad, lo que se entiende por una boda grande. Aquí no van a venir ni 500, ni 400 invitados. También es cierto que no nos hemos salido demasiado de los conceptos básicos que tiene una boda. Organizar una boda: dificultad grado 6. Organizar una boda en Almería desde Bilbao: dificultad grado 8.

Así pues, una vez retomada la calma, y pensando las cosas fríamente, hicimos lo que había que hacer. Lo primero, enviar a la hermana de la novia, a Pilar, al Ayuntamiento de El Ejido a reservar la fecha. Cuando ya nos confirmó que la fecha era nuestra, y que había hueco a las 19:30, empezamos a preparar el viaje relámpago a Almería para decírselo a los padres de ella. Hay cosas por las que merece la pena hacer dos mil kilómetros en un fin de semana.

Salimos un viernes de mayo a las dos de la tarde y llegamos sobre las doce de la noche. Se lo dijimos el sábado por la mañana y todos estallaron de alegría. Sin embargo, sería una pérdida de tiempo haber bajado a Almería sólo para dar la noticia. Había que aprovechar el viaje para reservar restaurante. Estaba claro. Así que, con la ayuda de la hermana de la novia, hicimos previamente una selección de tres restaurantes y ese sábado del que hablábamos, fuimos a visitar los tres con los padres de la novia. Nos cundió mucho el fin de semana, ya que hicimos tres visitas y salimos decididos casi al 100% por uno. Valoramos las opciones y, como nos pareció que era el que más calidad tenía y la estancia es espectacular, reservamos unos días después en Casa Rafael. Esperemos que no nos hayamos equivocado. ¡¡¡Seguro que no!!!

Al final, para poder estar con la familia de la novia un poco más, aguantamos en El Ejido hasta después de comer, y salimos de vuelta en torno a las tres de la tarde. Fue un viaje muy cansado, pero estábamos muy contentos. Llegamos a casa de madrugada pensando en el sueño que íbamos a tener a la mañana siguiente. Dormimos poco, pero fuimos a trabajar y nadie sospechó nada…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s